• Home
  • Blog
  • 5 sencillos pasos para reducir nuestro nivel de estrés laboral en 2015? ¡Tú decides! Resetearse

5 sencillos pasos para reducir nuestro nivel de estrés laboral en 2015? ¡Tú decides! Resetearse

estrés laboral

5 pasos para reducir nuestro nivel de estrés

Trabajo con directivos, mandos y profesionales que sufren estrés. El nivel varía en cada uno de ellos, pero todos reconocen que forma parte de su vida.

Esto que ya hemos tomado como algo habitual, en el mundo en el que vivimos no debería ser así. Nos hemos acostumbrado a “sufrir” en el entorno laboral. Me refiero, sobre todo, a la insatisfacción que muchas personas perciben en el contexto de la empresa.

Me encuentro a menudo con personas que, sin vivir en un entorno significativamente hostil en sus organizaciones, declaran que les cuesta levantarse para ir a trabajar, que no se sienten bien en ese ámbito y que si pudieran lo dejarían todo. Lo que no saben es que dejándolo, evitando la situación no solucionarían su problema, puesto que se reproduciría con toda probabilidad si no se ha trabajado bien lo que lo causa.

La solución para gestionar nuestro estrés y resolver con éxito situaciones críticas, saliendo incluso reforzado de las mismas, es más sencilla de lo que pudiéramos pensar. Los pasos son los siguientes:

1. Tenemos que identificar cuál es el disparador de nuestra ansiedad. Qué situación o qué personas son las que más habitualmente generan en nosotros momentos de estrés. Esto nos permitirá tomar conciencia de esos momentos.

2. A partir de aquí, tenemos que descifrar la historia que nos estamos contando y que hace que nos pongamos en alerta ante esas situaciones y acabemos con emociones de ira y/o angustia. Es decir, qué interpretamos de la situación o de la persona, que hace que yo la etiquete como algo negativo. La mejor manera de hacerlo es identificando qué pensamientos y creencias subyacen a esa situación.

3. El siguiente paso es crear en nuestra mente al menos tres historias alternativas de lo que creemos que está pasando. Esto supone que cambiemos nuestro observador de la situación y tratemos de verlo como si fuéramos otra persona o desde otra perspectiva.

4. De entre estas historias, hemos de elegir la que más se adecue a cómo nos gustaría vivir este tipo de situaciones o cómo nos gustaría que fuera el trato con esas personas.

5. Por último, hemos de comenzar a realizar acciones y comportamientos que nos lleven a vivir esas situaciones desde la nueva historia que hemos elegido y, que nos acerca a cómo nos gustaría que realmente fueran. En el momento que comenzamos a cambiar nuestras conductas por otras, se va a producir un cambio en la situación y, si las mantenemos en el tiempo, también en las personas y/o situaciones que hacían de disparador de nuestro estrés.

Con estos cinco pasos y la constancia para repetirlos cada vez que los necesitemos, lo que estaremos haciendo es cambiar el observador que somos de la realidad. Es decir, habremos elegido un observador diferente que nos acercará a cómo queremos manejar este tipo de situaciones. Cada vez que lo hagamos, estaremos creando un nuevo modelo de afrontamiento que nos permitirá gestionar de manera más eficaz la situación, cada vez que ésta o la persona que la provoca aparezcan. Dicho de otro modo, lo que antes nos producía ansiedad, taquicardias o sudoración incontrolada, entre otros síntomas, pasará a ser una situación calmada e incluso una oportunidad para mostrar nuestra mejor versión.

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

¿Quieres recibir todos los artículos que publique en mi blog?

Haz clic aquí para subscribirte a mi Blog por email